viernes, 23 de enero de 2009

"Tú por aquí y yo con estos pelos"


Hace tiempo comencé un proyecto bastante peculiar y entretenido, me dediqué a estudiar los comportamientos de mi alrededor, tanto de hombres como de las mujeres,he oído muchas veces en boca de "ellos" - es que las mujeres sois muy complicadas-y he oído muchas veces en boca de "ellas"- no hay quién los entienda-, quizá sea todo cierto, no nos entendemos los unos a los otros y es más fácil de lo que parece... lo simple complica a las mujeres (siempre hay excepciones), y lo complicado siempre asusta a los hombres (también hay excepciones).En definitiva, tras mi puesta en marcha del proyecto he ido sacando conclusiones, y entendiendo un poco más que es lo que más nos separa de su manera de pensar...Si sigues leyendo será divertido creerme pero también decirte que todo es real...

Digamos que hay dos tipos de especie, que vamos a denominar especie A (hombres), especie B (mujeres), empezaremos por los pensamientos que se pueden dar hacía un encuentro entre las dos especies, después barajaremos las situaciones que se pueden dar y las consecuencias, las conclusiones las podéis sacar vosotros mismos...


SITUACIONES...
Especie A queda con especie B para tomar un café, es la primera vez que quedan...pensamientos especie B basados en ilusión, curiosidad, idealizaciones, imagen propia, imagen de especie A. Pensamientos especie A sexo, imagen, inteligencia deficiente de especie B, entorno especie B.
Conversaciones...

-¿Qué tal?-especie A tiene un primer plano de especie B a ser posible de su escote, se mostrará cortés.
-Bien- especie B tiene un primer plano de especie A lo mirará a los ojos y si le gusta suspirara.
-¿Qué has hecho hoy?- Especie A analiza el tiempo de especie B y descifrar su entorno social, seguirá mirando sus pechos de reojo y sonreirá.
-Pues trabajar, tomar un café con una amiga y ahora quedar contigo-especie B sonreirá como una tonta mirará al techo y volverá a suspirar, especie A analiza la risa de tonta y nos sonríe mientras sigue observando el pecho.
-Pues yo he ido a trabajar y luego he estado con un colega jugando a la play- especie A no dirá que ha hecho comentarios de nuestro culo a su colega de la play, especie B resta puntos a especie A “la puta play , especie A continuará mirando el pecho de reojo.

A partir de este momento se pueden dar varias situaciones para especie A:

· Especie A bostezará y aguantará conversaciones de especie B aunque le aburran y no tenga el mayor interés porque B satisface su prototipo exterior, pensará en un final con sexo y un no vuelta a ver.
· Especie A comparará la primera impresión con esta segunda, la segunda no le gusta, aguantará media hora más, pagará cortésmente los cafés y se marchará y un ya te llamaré.
· Especie A mirará el reloj y dirá a especie B que se olvidó de algo, se levantará y se marchará, especie B pagará los cafés.
· Especie A fingirá llamada urgente al móvil y se marchará, especie B pagará los cafés.
· Especie A se divierte con especie B y indaga sobre sus amistades masculinas y femeninas, indaga sobre los fracasos amorosos de B y indaga sobre intereses comunes, especie A piensa en una segunda cita al igual que piensa en el sexo.
Veamos las situaciones que se pueden dar en especie B:
· Especie B tras segunda impresión y no gustarle especie A intentará aburrirlo con temas ajenos al interés de especie A, especie B conseguirá su propósito de aburrirlo.
· Especie B pensará que especie A cumple su prototipo de imagen pero no su prototipo mental, pensará en un final con sexo y un no vuelta a ver.
· Especie B se aburre por los temas de conversación de especie A, intentará cambiar de tema y llevarlo a su campo para indagar sobre sus intenciones.
· Especie B no consigue cambiar de conversación con especie A fingirá que alguien le llama y se marchará, especie A pagará los cafés y un ya te llamaré.
· Especie B se divierte con especia A y indaga sobre sus amistades femeninas, el tiempo que pasa con sus amigos y imagina si puede ser el príncipe de su cuento de hadas, especie B no piensa en sexo y piensa en una segunda, tercera, cuarta...cita.

Obviamente las dos especies tienen pensamientos parecidos de actuar, pero también tienen pensamientos muy alejados, digamos que nos vamos a quedar con la única situación que no sabemos como acabará, especie B y especie A se han divertido, han compartido intereses y han cumplido los prototipos deseados, habrá una segunda cita..¿Pero cuando? veamos las situaciones de espera de una segunda llamada.

Especie A:
· Le ha fallado el plan con sus colegas o la chica con la que quedaba le ha fallado, dará el primer paso y llamará a especie B.
· Esta demasiado aburrido en casa piensa en llamar a especie B pero de repente tiene la genial idea de jugar a la play.
· Recuerda a su ex, pues especie B es bastante parecida y pasa de llamar.
· Tiene interés por especie B así que deja pasar un par de días para hacerse el duro y después llama.
· Coaccionado por sus amigos que admiten que especie B “esta muy buena” llamará pero también pasados un par de días.
· Se olvidará de que especie B existe por la distracción de cualquier cosa y llamará cuando pase por la calle donde tomaron el café y piense “yo estuve aquí”.
· Especie A esta desesperado, no tiene amigos, ni familia, así que llama al día siguiente.
Digamos que estas son las diversas formas de cómo actuará la especie A , en todas ellas la espera de la segunda llamada acaba después de una media de siete días, especie A estará muy ocupado y sino fingirá estarlo para hacer un buen posicionamiento, también existe la posibilidad de la última opción en la que especie A este sumamente desesperado y la media de la llamada sea de menos de un día en esos casos especie B suele “salir por patas” .

Especie B:
· Siempre espera a que el llame, así que deja pasar los días hasta que le llamé y accede.
· Coacciona toda la semana a especie A con mensajes al móvil, al final especie A la llama un viernes a las dos de la mañana.
· Llama y toma la iniciativa, especie A normalmente accede, pero también pueda dar largas.
· Se monta paranoias mentales de que especie A debe de estar con otra especie B, cuando especie A llama accede a volver a verlo.
· Recibe la llamada de especie A cuando esta sin peinar, sin duchar y con legañas, le da largas y llama a especie A al día siguiente.
· Especie B ha quedado con tantos de la especie A en su ausencia que no recuerda ni su nombre, pero aún así accede a volverse a ver.
· Especie A llama cuando especie B ya ha hecho planes los cuales cancela por especie A y accede.
· Recibe la llamada al día siguiente, piensa que especie A esta desesperado y le da largas.

Estas son muchas de las diversas formas de cómo puede actuar especie B, podría actuar de muchas más pero digamos que estas son las más relativas, en la mayoría de ellas especie B actúa esperando a que especie A sea quien llame, y en la mayoría de ellas es curioso que aún habiendo pasado muchos días incluso habiéndolo maldecido, especie B accede sin limitaciones incluso cambiando sus propios planes, también es curioso el último de los casos, cuando la llamada es muy pronto la negativa es inminente, pero cuando la llamada es tardía no existe negativa que valga.
Continuaremos con las esperas, nos vamos a quedar con que Especie A no tiene planes con sus amigos y ha decidido llamar a especie B que simplemente ha estado esperando a que especie A diera el paso, digamos que han quedado en la misma cafetería donde se produjo su primer contacto, donde se divirtieron tanto...y que tan solo quedan un par de horas para que especie A y B se vuelvan a encontrar, aquí viene una de las fases bastante desquiciantes...

¿QUE ME PONGO?

· Especie A acaba de llegar a casa de trabajar, se ducha y se baja al bar con sus colegas, pasan las horas hasta que recibe una llamada de especie B diciéndole que lleva más de quince minutos esperando en la cafetería, su respuesta: Estoy llegando. (Parece patético pero es verdad).
· Especie A acaba de llegar de trabajar, se tumba en el sofá a ver un partido de fútbol, sabe que ha quedado con especie B en la cafetería y se apresura poniéndose lo primero que pilla en el armario para llegar a tiempo...llega justo(pero sin duchar).
· Especie A acaba de llegar a casa de trabajar, se ducha, recoge su habitación e incluso se prueba dos camisas para ver cual le favorece más, se afeita y sale media hora antes de casa por si hay tráfico.
· Especie A acaba de llegar a casa de trabajar, se ducha, se va a ver a la vecina de al lado con la que esta liado, se vuelve a duchar (en casa de la vecina), y sale apresurado hacía la cafetería.
· Especie A acaba de llegar de trabajar, se ducha, y empieza a sentirse nervioso, le dice a su madre que ha quedado con una especie B , su madre le recuerda lo guapo que es, baja a la calle compra un par de rosas y se dirige hacía la cafetería.
· Especie A acaba de llegar de hacer el paripé, se ducha, se planta una camisa, llama a su colega contándole que ha quedado con una especie B que esta buenísima y se va a la cafetería.
· Especie A acaba de llegar de trabajar, esta cansado, se ducha, se viste y se va a la cafetería, pero antes apaga el móvil.


Estas son de las muchas formas en las que podría actuar la especie A antes de acudir a su cita, bueno su segunda cita, digamos que especie A suele ser puntual, a veces despistado, a veces demasiado dejado, ya que si hay una segunda cita especie A piensa que es porque tiene el terreno casi ganado, especie A llegará y si llega tarde nunca dirá la verdad, siempre dirá que es culpa del tráfico aunque realmente estuviera haciendo otra cosa. Pasemos a analizar el comportamiento de especie B:
· Ha llegado de compras, abre el armario, mira el reloj y con cara de histérica chilla: ¿Qué me pongo? Se probara mil modelitos, se pintara en catorce segundos, y en tres minutos llegará a la cafetería justo a la hora pactada.
· Ha llegado de trabajar, se ducha, abre el correo, escucha música, se viste y se marcha hacía la cafetería.
· Esta en casa de su amiga, hablando de especies A, poniéndolos verde, su amiga la peina, la maquilla y le deja un modelito después de probarse mil, sale a la hora pactada de casa y llega tarde a su cita.
· Ha llegado de trabajar, se ducha y abre el armario, se prueba siete pares de pantalones, se maquilla y se pone veinte litros de perfume, acude puntual a su cita.
· Esta en casa, no ha pegado ni chapa, llama a su amiga desconsolada diciéndole que no tiene nada que ponerse pero a las dos horas decide ponerse el pantalón de siempre, se maquilla y acude a su cita llegando quince minutos tarde.
· Ha llegado de trabajar, cancela el plan que tenía con su amiga, se ducha se prueba treinta modelos haciendo pose, se maquilla se pone perfume y acude a la cita también llegando tarde.
· Ha llegado de trabajar, se pone muy nerviosa, se viste como un mono y se pinta como el culo, se olvida del perfume pero acude puntual a su cita.
· Ha llegado de vete a saber donde, ya va vestida y maquillada, se despide la especie A que la ha llevado a casa con un beso de tornillo, se mete en su casa y a la media hora sale de nuevo y se dirige a la cafetería.
· Ha llegado de trabajar, le dice a su madre que ha quedado con especie A, su madre le dice lo guapa que es y que son todos unos cerdos, su padre escucha desde la cocina y la obliga a taparse el escote, acude a su cita después de aguantar lecciones.
· Ha llegado de trabajar, se ducha, se viste con lo primero del armario, se maquilla un poco y sale hacía la cita llegando incluso diez minutos antes.
· Ha llegado de trabajar, se pone a hacer cosas y no se acuerda de su cita, especie A la llama diciéndole que lleva quince minutos esperándola. Su respuesta: En un minuto estoy hay. Acude una hora más tarde.

Y podrían haber mil actuaciones más, pero no acabaría nunca, en todas ellas especie B demuestra que quiere seguir causando una buena impresión físicamente pero no se da cuenta que eso la conlleva a ser impuntual, ¿el que me pongo? Esta a la orden de casi todas las actuaciones, y la impuntualidad encasilla a especie B en la mayoría de los casos. Especie B llegará impuntual pero guapísima y deslumbrante y aunque especie A no se dé ni cuenta, especie B se sentirá bien de mostrarse así, especie A sabe que ya causo buena impresión y prefiere acaparar su tiempo con otras cosas, Especie B sabe que ya causó buena impresión pero piensa que aún puede causar más...


Esto ha sido solo una parte de lo que he almacenado en mi memoria....he escrito bastante sobre ello y lo cierto es que sigo entendiendo más a las mujeres jejeje

3 comentarios:

Ki dijo...

Es increíble, como las mujeres pueden esperar tanto a un hombre que les interesa, sin tener mucha iniciativa (a veces toda una vida)...
Y es muy cierto eso de la espera, mientras mas tiempo pase (sin exagerar, claro) el interés de ambos sexos (sobretodo de la persona que no tiene la indicativa) va acrecentándose y se va idealizando mas al "esa" persona...

En lo que no concuerdo contigo es en lo del escote jaja. En todo caso si les incomoda que se les mire ahí,(algo q realmente dudo) porque se lo ponen?. En mi caso no soy de hacerlo porque siento que la puedo hacer sentir incomoda, pero hay mujeres que se exceden con ese diminuto escote jaja.

Besos!, chica del escote! ;)

"La LoCa De LoS GaToS" dijo...

Vaya incréible te has leído todo el tocho jejeje si las mujeres esperamos pero somos nosotras las que os ligamos jejeje ah!por cierto yo nunca llevo escote, de donde no hay no se puede sacar...

Daphne dijo...

qué largo!

me gustó la parte de las rosas que especie A compraría cuando su mamá le recuerde que es guapo... qué lindo!!